LATITUD – “Dorothy nunca se imaginó que las suelas rojas de sus zapatos la llevarían a conquistar el mundo”

LATITUD – “Dorothy nunca se imaginó que las suelas rojas de sus zapatos la llevarían a conquistar el mundo”

"Dorothy nunca se imaginó que las suelas rojas de sus zapatos la llevarían a conquistar el mundo"

Christian Louboutin

Louboutin comenzó a dibujar zapatos en su adolescencia ignorando sus estudios académicos. Pasando por una fase punk, participó en algunas películas, entre ellas el clásico de culto de 1979 Race d’ep y The Homosexual Century, que atrajo al público inglés. Su primer trabajo fue en el Folies Bergères, el cabaret en el que ayudaba a los artistas entre bastidores. También fue un fijo en la escena de las fiestas de la ciudad junto a Mick Jagger y Andy Warhol. 

A pesar de carecer de una formación académica completa, su calidad en el dibujo y su gusto por las tendencias, la moda urbana y las artes decorativas, lo llevó de regreso a la escuela para terminar sus estudios en la Academie dÁrt Roederer.

Louboutin dice que su fascinación por los zapatos comenzó en 1976, cuando visitó el Museo Nacional de Artes Africanas de Oceanía en la Avenida Daumesnil. Allí vio un cartel africano que prohibía a las mujeres que llevaban tacones de aguja entrar a un edificio, por miedo a que dañaran el extenso suelo de madera. Esta imagen quedo en su mente, y más tarde utilizó esta idea en sus diseños —“¡Quería desafiar eso!”— “¡Quería algo que rompiera las reglas y que hiciera que las mujeres se sintieran seguras y poderosas!”.

Gran viajero del mundo, pasó un año en Egipto y en la India, a su regreso, en 1981, reunió una cartera de dibujos de exquisitos zapatos de tacón, con ellos bajo el brazo, se dedicó a tocar las puertas de las principales casas de la alta costura parisina; este esfuerzo se tradujo en un empleo en Charles Jourdan. Posteriormente, Louboutin conoció a Roger Vivier, que afirma haber inventado el stiletto, o zapato de tacón de aguja. Louboutin se convirtió en aprendiz en el taller de Vivier.

Pasado este tiempo como diseñador independiente, Louboutin diseñó zapatos de mujer para las firmas de Chanel, Yves Saint Laurent y Maud Frizon. A finales de la década de 1980, se apartó de la moda para dedicarse a la jardinería y colaborar con la revista Vogue, pero, echaba de menos trabajar con zapatos y creó su empresa en 1991. 

La gran amiga de este diseñador a lo largo de los años es sin lugar a dudas la Princesa Carolina de Mónaco, quien antes fue su primera clienta y su socia. 

Louboutin lleva más de un lustro encabezando el Índice de Estado de las Marcas de Lujo (LBSI) que elabora anualmente; las propuestas de la marca fueron declaradas el calzado femenino más prestigioso en 2007, 2008 y 2009.

Louboutin contribuyó a que los tacones de aguja volvieran a estar de moda en las décadas de 1990 y 2000, diseñando docenas de modelos con tacones de 120 mm (4.72 pulgadas) o más. El código Pantone del rojo del fondo de las suelas es el 18 – 1663 TPX.2627.

El objetivo declarado del diseñador es «hacer que una mujer parezca sexy, hermosa, que sus piernas parezcan tan largas como pueda».

La Cenicienta: Edición Diamante – Christian Louboutin – La historia de un zapato

No Comments

Post A Comment